Uncategorized

Mentalidad saludable y de crecimiento

Si eres un pensador excesivo, procrastinador o perfeccionista, ¿esta publicación es para ti?

¿Qué es una mentalidad saludable?

Una mentalidad saludable implica encontrar formas de crecer a partir de sus pensamientos en lugar de dejar que estos controlen su vida.

En vez de detenerse en un pensamiento negativo hasta que se vuelve abrumador, la mentalidad saludable intenta ir más allá de ese pensamiento o simplemente aceptarlo.

No se trata de obsesionarnos con una mentalidad positiva si no mas bien deberíamos enfocarnos en cultivar una mentalidad saludable. Digo eso porque puedes tener una mentalidad saludable incluso si a veces te sientes negativo lo cual es completamente normal en nosotros los seres humanos.

Entonces, ¿qué necesitas para tener una mentalidad saludable?

Basándome en una recopilación de información y estudios basados en la mentalidad de crecimiento, creé una lista de las cinco cosas principales en los cuales podemos enfocarnos para cultivar una mayor satisfacción, alegría y éxito en nuestra vida.

Si puede tomar 2-3 cosas de esta lista y hacer un esfuerzo consciente para trabajar en ellas, comenzará a ver un crecimiento increíble en su forma de pensar y tener una mentalidad saludable

1. Calma

La capacidad de calmar su mente cuando está bajo presión es crucial para una mentalidad saludable. Cuando tus pensamientos están por todos lados, es difícil ver las cosas como realmente son. La calma llega cuando tomas conciencia de lo que está sucediendo y lo que estás pensando. Al descubrir las estrategias y prácticas básicas que calman su mente, puede centrarse y reconocer cuándo está pensando demasiado o preocupándose por detalles insignificantes.

2. Claridad

Tener una idea clara de lo que es importante para ti es clave para lidiar con la indecisión. Gran parte de nuestro espacio cerebral se ocupa cuando no estamos seguros de quiénes somos y qué queremos. Cuando tenga claras sus prioridades, metas y valores, podrá eliminar el abrumador que proviene de la incertidumbre.

3. Compasión

Uno de los mayores contribuyentes a una mentalidad poco saludable es la falta de compasión hacia uno mismo. Cuando te comparas constantemente con los demás, te presionas para ser perfecto y dudas de tus propias habilidades, solo saboteas tu éxito. La compasión le permite aceptarse a sí mismo, establecer expectativas saludables y confiar en sí mismo y en el viaje en el que se encuentra.

4. Concentración

La concentración se trata de compromiso y dedicación contigo mismo. Vivimos en la era de las distracciones, lo que hace que sea muy fácil perder la noción de lo que es importante para ti e incluso de quién eres. Cuando te concentras en lo que hacen otras personas en lugar de en tu propio camino, te quedas atascado. Concentrarse en lo que importa y hacer sacrificios con su tiempo le permite seguir adelante y realmente progresar.

5. Coraje

El valor nos ayuda a actuar. Cuando posponemos las cosas y evitamos tomar medidas, nos mantenemos estancados. El valor puede parecer que se trata de dar grandes y aterradores saltos hacia lo desconocido, pero a veces el valor es tan pequeño como abordar una tarea simple que ha estado posponiendo. El coraje nos permite tomar acciones imperfectas, y esa acción nos ayuda a desarrollar confianza, resistencia y fortaleza dentro de nosotros mismos.

Se dice que tienes una mentalidad de crecimiento si eres de esas personas que creen que invirtiendo suficiente tiempo, esfuerzo y estudio pueden adquirir cualquier habilidad. … A las personas con mentalidad de crecimiento no les importa demasiado el fracaso porque saben que pueden aprender de él y mejorar su rendimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.